Menu
Cáncer / Estilo de vida

50/50: una película que te hará reír, llorar y disfrutar la vida.

50/50 está basada en una historia de la vida real; es la lucha de Adam, un joven de 27 años en contra del cáncer. Por supuesto que es conmovedora, pero también muy divertida. Todos tenemos algo que aprender de Adam.

Joseph Gordon-Levitt es quien da vida a Adam, un hombre que, a sus 27 años, es diagnosticado con cáncer. Tiene 50% de probabilidades de sobrevivir y no va a desperdiciar la oportunidad. 50/50 es una de esas películas que vale la pena compartir con quienes más quieres.

El filme es dirigido por Jonathan Levine a partir de un guión de Will Reiser, a quien se le diagnosticó, a sus escasos 25 años, un cáncer en la médula espinal. La película del 2011 es una verdadero regalo al alma.

No es un melodrama sobre lo duro que resulta combatir la enfermedad, es sobre abrazar los momentos difíciles y reírse, reírse mucho. 50/50 es una perspectiva fresca sobre la palabra “cáncer”.  

Y si te preguntas cómo es que una situación tan compleja puede ser también causa de muchas carcajadas, la respuesta está en la participación en este filme de Seth Rogen, quien personifica a Kyle, el mejor de Adam. Te reto a no llorar con la joya de amistad de estos dos.

Por si fuera poco, 50/50 también cuenta con la participación de Anna Kendrick, Katherine en la ficción. Katherine y Adam te robarán muchos suspiros. Es una historia sobre el poder sanador del amor, pero sobre todo del amor a la vida.

¿Una comedia o un drama?

Está clasificada como comedia dramática, una combinación muy peculiar. Y es que ver el lado positivo de una enfermedad como esta no es cosa fácil. Reiser lo logró, Levine lo llevó a la pantalla grande y Gordon-Levitt le dio esa chispa que nos enamoró en 500 días con ella un par de años antes.

Una película que te va a dejar con un buen sabor de boca, 50/50 nos recuerda lo que verdaderamente importa. Así que prepara tu snack favorito y dedica esta tarde para ti y para los tuyos. ¡Disfrútala!