Menu
Cáncer / Diagnóstico

Tengo una bolita en el seno, ¿significa que tengo cáncer?

Descubre las posibles causas de una bolita en el seno.

Una bolita en el seno puede ser un síntoma de cáncer de mama, sobre todo, cuando tiene ciertas características. Sin embargo, hay otras tantas condiciones que podrían manifestarse a través de un bulto en el pecho.

El origen de una bolita en el seno puede estar relacionado a varias condiciones, sin embargo, también puede tratarse de un síntoma de cáncer de mama. Sea como sea, si notas cualquier anormalidad en el pecho, necesitas un diagnóstico médico.

Ahora bien, una “pequeña bolita en el seno” se conoce como un nódulo, el cual en la mayoría de los casos no indica necesariamente la presencia de cáncer de mama.

Se puede tratar apenas de una alteración benigna como un fibroadenoma o un quiste y por lo general basta con vigilancia y un chequeo continuo, pero esa recomendación particular solo la puede hacer un profesional de la salud.

Encontrarte un bulto en la mama puede generarte ansiedad y preocupación, es normal. Es importante que actúes lo antes posible y que acudas con tu ginecólogo de cabecera, sobre todo, en los siguientes casos:

  • Cuando se trata de una bolita en el seno: redonda, lisa y firme.
  • Un bulto grande y sólido.
  • O un bulto duro y de forma irregular.

También es importante conocer que existen características de sospecha de malignidad, las cuales pueden coincidir con lo anteriormente mencionado. 

Sin embargo, estas cualidades no deben asumirse como un diagnóstico, pues solo se trata de una sospecha.

Los quistes, abultamientos y pequeñas bolitas en el seno son algo relativamente común. 

Pero gracias a una detección temprana podremos diferenciar los nódulos benignos, como los hormonales (los cuales llegan a desaparecer después de la menstruación), de los malignos y así recibir atención médica adecuada. 

Causas más comunes de la aparición de una bolita en el seno:

1. Fibrosis. Es la causa más frecuente de nódulos en los senos y, en gran medida, se deben a alteraciones hormonales, en especial durante el período menstrual o cuando se lleva a cabo algún tratamiento propiamente hormonal.

Estos nódulos se caracterizan por aparecer una semana antes del período menstrual y desaparecer una semana después o al final del periodo. Se trata de una bolita en el seno dura, algo dolorosa y que aparece en un seno o en ambos.

2. Quistes. Generalmente, surgen durante la premenopausia, es decir, por encima de los 40 años de edad. Un quiste en la mama es una alteración que no es grave, es raro que se convierta en cáncer y puede no requerir tratamiento.

Se caracterizan por ser sacos redondos u ovalados, los cuales están llenos de líquido dentro de los senos. 

Usualmente se sienten como una protuberancia o bulto redonda y móvil. Pueden llegar a causar dolor al tacto.

Estos son comunes en las dos mamas y pueden llegar a cambiar de tamaño durante el periodo menstrual. 

Algunos quistes son tan diminutos que no los podrás ver ni sentir, solamente se detectarán mediante una mastografía. Una bolita en el seno requiere seguimiento.

Sin embargo, algunos llegan a ser del tamaño suficiente como para detectarlos mediante una autoexploración de mamas.

3. Fibroadenoma. Este tipo de nódulo mamario aparece con mayor frecuencia en las mujeres jóvenes, cuyas edades están entre los 20 y los 40 años. Es provocado por el crecimiento exagerado del tejido mamario.

Estos poseen forma redondeada, son ligeramente duros y pueden moverse libremente por la mama. Generalmente, no provocan ningún tipo de dolor. Sin embargo, siempre que notes una bolita en el seno, acude con tu médico.

4. Lipoma. Los lipomas son el resultado de la acumulación de tejido graso en la mama. Por su naturaleza, no son graves, pudiendo ser removidos a través de cirugía por razones estéticas.

Usualmente son blandos, similares a pequeñas almohadas de grasa y pueden moverse por el seno. 

Aún así, en algunos casos, los lipomas también pueden ser duros y fácilmente confundidos con cáncer de mama.

5. Infecciones del seno. Algunas infecciones de la mama, como la mastitis durante el embarazo, pueden provocar inflamación de los tejidos y los conductos dentro de la mama y llevar al surgimiento de nódulos.

Esta clase de nódulos suelen provocar dolor en la mama, en especial cuando se ejerce presión sobre los mismos y aparecen acompañados de un enrojecimiento en la región donde se encuentren.

6. Absceso mamario. Son acumulación de líquido infectado dentro del seno. Pueden doler bastante y enrojecen la piel sobre el pecho, sintiéndose caliente o sólida. Normalmente, se acompañan de fiebre. 

Si la infección mamaria no recibe tratamiento se puede llegar a desarrollar un absceso.

Por lo general, estos se tratan con antibióticos o mediante drenaje quirúrgico de manera ambulatoria. Se trata de una bolita en el seno que puede removerse. 

7. Mastopatía diabética. En tipo inusual y grave de mastitis. Se trata de una inflamación en la mama, acompañada de dolor, enrojecimiento y aparecimiento de una o más bolitas en los pechos, que pueden ser confundidos con cáncer de mama.

Se presenta en las personas con cuadro diabético que hacen uso de insulina, alcanzando de manera principal a las mujeres.

8. Traumas o golpes en el seno. Estos pueden ocasionar un hematoma, o dañar el tejido graso de la mama, creando así un bulto o necrosis del tejido adiposo.

Los pechos, al ser una zona bastante sensible, se encuentran muy propensos a cualquier tipo de lesión o impacto físico. 

Tener precaución es la mejor manera de evitar cualquier posible accidente en nuestras mamas.

9. Cáncer de mama. Aunque no todo bulto en el pecho significa cáncer de mama, hay algunos que sí pueden llegar a serlo

Si el nódulo presente en la mama no duele, es duro, posee forma irregular y es diferente al tejido mamario que lo rodea, se podría estar en presencia de cáncer de mama.

La piel que normalmente cubre una bolita en el seno puede tornarse roja, con hoyuelos o depresiones, similar a la piel de una naranja. El tamaño y la forma de la mama pueden cambiar o tener secreción en el pezón.

Si presentas alguno de estos cambios, es importante que visites a un especialista en breve. Recuerda que todos los cambios en los senos, así como en las axilas, pueden ser signos de alerta. No lo dejes para después.

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que una bolita en el seno está, en la mayoría de los casos, relacionada con patologías benignas. Como hemos visto, abundan las causas para la existencia de estos.

¿Eso significa que puedo dejar de preocuparme?

Más bien es una invitación para ocuparte. Recuerda que detectar una protuberancia en el seno de forma oportuna puede salvar tu vida.

Es por eso que debes acudir a evaluarte. Para ello, tu médico probablemente ordenará una mamografía y un ultrasonido del seno. A veces, este proceso también va acompañado de una biopsia si llega a haber un hallazgo dudoso en los estudios de imagen.

Si se comprueba la condición benigna del bulto, quizá habrá de por medio un tratamiento y algunas recomendaciones relacionadas con revisiones regulares para detección de posibles cambios en aquel hallazgo.

En conclusión: Una bolita en el seno puede estar relacionada directamente con el cáncer de mama. En este caso, tiende a manifestarse como un bulto que no duele, es duro, tiene forma irregular y se diferencia del tejido mamario que lo rodea.

Los quistes, abultamientos y pequeñas bolitas que suelen aparecer en los senos son algo común. Lo importante es detectarlos a tiempo y acudir de manera inmediata al médico para encontrar la causa que los produce.

Por eso, no hay tiempo que perder, agenda una cita con tu médico y complementa su recomendación con un estudio Eva. Toma el control de la salud de tus pechos, hacerlo hoy mismo puede significar años y calidad de vida.  


Referencias:

  1. Bolita en el seno: principales causas y exámenes de diagnóstico. (https://www.tuasaude.com/es/nodulo-mamario/)
  2. Bultos sospechosos en la mama. (https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/suspicious-breast-lumps/symptoms-causes/syc-20352786)
  3. Me siento una bolita en el seno, ¿será cáncer? (https://www.vidaysalud.com/me-siento-una-bolita-en-el-seno-sera-cancer/)
  4. Bultos en los senos. (https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/bultos-en-los-senos-hw51015spec)
  5. Infecciones mamarias y abscesos mamarios (https://www.msdmanuals.com/es/hogar/salud-femenina/trastornos-mamarios/infecciones-mamarias-y-abscesos-mamarios#:~:text=(Mastitis)&text=Las%20infecciones%20mamarias%20suelen%20estar,una%20infecci%C3%B3n%20de%20la%20mama)
  6. Diagnóstico y Tratamiento del Cáncer de Mama en el Segundo y Tercer nivel (salud.gob.mx)
  7. Fibrosis y quistes simples en el seno (cancer.org)