Menu
Cáncer / Termografía

¿Cuál es la relación entre la termografía y el cáncer de mama?

Aunque no se trata de una tecnología nueva, está cobrando especial relevancia en el ámbito médico. Y hay una interesante aplicación de esta técnica que se relaciona con el cáncer de mama. Te cuento los detalles.

La termografía infrarroja registra el calor irradiado de un cuerpo1, que es emitido en un rango del espectro electromagnético que, como humanos, no podemos identificar. Y es esta técnica la que, los últimos años, se ha relacionado con la evaluación de anomalías como el cáncer de mama. Pero, ¿cómo funciona?  

thermoscan

Al respecto, la Administración de Medicamentos y Alimentos2 (FDA, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, afirma no saber de ninguna prueba científica que avale a la termografía como una tecnología independiente para la detección de este tipo de cáncer.

Sin embargo, es cierto que se trata de una prueba que muestra los patrones de calor y flujo sanguíneo de la superficie de los pechos y que, en consecuencia, puede prevenir acerca de algunas anomalías, por ejemplo, el cáncer de mama.

¿Por qué termografía?

Los tumores cancerosos tienen una generación de calor metabólica más alta3 y es que las células se reproducen con mayor velocidad que el tejido normal, eso es justo lo que las cámaras infrarrojas pueden identificar luego de que sus imágenes son procesadas por un avanzado software.

De modo que, aunque la termografía no sustituye a la mastografía, una imagen radiológica que, hasta hoy, es la prueba de detección del cáncer de mama más eficaz2, sí facilita el monitoreo de la salud de tus pechos.

Y es que permite la detección de formaciones anómalas menores a seis milímetros de diámetro y a una profundidad de dos centímetros en el pecho3. Es decir, el tipo de irregularidades que, muy probablemente, no podrías identificar solo con una autoexploración.

¿Y las mujeres con tejido mamario denso?

Aunado a eso, según la American Cancer Society, las mujeres con tejido mamario denso son más propensas a recibir resultados negativos falsos4 tras una mastografía. Por eso y, por no emitir radiación, la termografía es una técnica amigable y que puede realizarse de forma constante.

Es, en conclusión, una experiencia para la detección coadyuvante del cáncer de mama. La toma de imágenes térmicas es sumamente rápida, además, se trata de una opción indolora y que, sin duda, te ayudará a estar más tranquila acerca de la salud de tus pechos.

Así que arma tu calendario de chequeos y cuida de ti. Hacerte exploraciones termográficas, mastografías y otros exámenes clínicos relacionados con la salud de tus mamas es un acto de amor (propio).


Referencias:

[1] Marins, J., Fernández-Cuevas, I., Arnaiz-Lastras, J., Fernandes, A. & Silerro-Quintana, M. (diciembre de 2015). Aplicaciones de la termografía infrarroja en el deporte. Una revisión. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física del Deporte. https://www.redalyc.org/pdf/542/54243097012.pdf

[2] Prueba de detección del cáncer de seno: La termografía no sustituye la mamografía. (27 de octubre de 2017). U. S. FOOD & DRUG ADMINISTRATION. https://www.fda.gov/consumers/articulos-en-espanol/prueba-de-deteccion-del-cancer-de-seno-la-termografia-no-sustituye-la-mamografia

[3] Termografía para detección de cancer de mama. (14 de febrero de 2017). UNAM Global. http://www.unamglobal.unam.mx/?p=10200

[4] Limitaciones de los mamogramas. (3 de octubre de 2019). American Cancer Society. https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/pruebas-de-deteccion-y-deteccion-temprana-del-cancer-de-seno/mamogramas/limitaciones-de-los-mamogramas.html